Inseminación artificial

La inseminación artificial consiste en colocar en el útero los espermatozoides seleccionados previamente de una muestra. Los espermatozoides pueden ser de la pareja o de un banco de semen. El semen se prepara en el laboratorio, donde se separan los espermatozoides móviles del resto de componentes (plasma seminal y otras células).

Para aumentar las posibilidades de embarazo se estimulan hormonalmente los ovarios y se controla la ovulación para saber cuál es el mejor momento para hacer la inseminación.

La calidad del semen es un factor determinante en el resultado final. Si al segundo intento no se consigue un embarazo se puede valorar, según el caso, el cambio a técnicas más complejas como la Fecundación in Vitro (FIV).

Semen de pareja en inseminación Indicado para:

  • Esterilidad de origen desconocido
  • Problemas de ovulación
  • Alteración a nivel del cuello uterino
  • Defectos leves o moderados en el semen a nivel de concentración o movilidad
  • Cáncer

Semen donante en inseminación Indicado para:

  • Mujeres sin pareja masculina
  • Mala calidad seminal o ausencia de espermatozoides
  • Enfermedad genética conocida del factor masculino

PROCEDIMIENTO

Control y estimulación de los ovarios

Se estimulan los ovarios a través de la administración de hormonas (folículo estimulante FSH y, en algunos casos, luteoestimulante LH) y se controla el desarrollo del ciclo mediante ecografías hasta comprobar que el número y tamaño de los folículos es el adecuado (sólo es necesario un folículo para esta técnica). Es entonces cuando mediante la administración de otra hormona imita provoca la ovulación, se provoca la liberación del óvulo.

El tratamiento se realiza en las instalaciones de Procreare, su duración comprende entre 12 y 14 días.

Muestra del semen de pareja

El mismo día de la inseminación, el hombre entrega la muestra de semen al laboratorio. La muestra se capacita para mejorar la calidad de la misma. Tras este proceso se obtiene una concentración de espermatozoides móviles (varios millones) suficientes para realizar la inseminación.

Muestra del semen de donante

La muestra de semen se obtiene de un donante que ha pasado por un completo estudio médico (análisis de semen, análisis de sangre y orina, exploración general, estudio de enfermedades de transmisión sexual y examen psicológico) para asegurar la calidad de sus espermatozoides y descartar cualquier patología. Todos los donantes son mayores de edad y firman un consentimiento informado y el anonimato de su donación. El semen se congela antes de su utilización y se mantiene sin utilizar durante un mínimo de 6 meses para garantizar el período ventana de ciertas enfermedades de transmisión sexual.

Inseminación

El día de la ovulación se carga la muestra de espermatozoides en una fina cánula y se introduce en el útero para inyectarlos. Es un proceso sencillo, indoloro y muy similar al de cualquier revisión ginecológica.