Fecundación in vitro

Actualmente en la Fecundación in Vitro (FIV) se emplea de forma habitual la Microinyección intracitoplasmática, conocida como ICSI por sus siglas en inglés (Intra Cytoplasmic Sperm Injection), que ha significado un gran avance en el tratamiento de problemas de fertilidad de origen masculino. Esta técnica consiste en la inseminación de un óvulo mediante la microinyección de un espermatozoide en su interior.

Con la ICSI se precisa sólo un espermatozoide por óvulo. El óvulo una vez fecundando se convierte en un preembrión y se transfiere al útero para que continúe su desarrollo. En función de tu situación, podemos ofrecerte una de estas cuatro opciones:

Óvulos propios y semen de pareja
Indicado para:

  • Tratamientos previos sencillos fallidos, como la inseminación artificial
  • Ausencia o lesión en las trompas de Falopio
  • Endometriosis avanzada, con probables secuelas en las trompas de Falopio y en la calidad ovocitaria
  • Situaciones en las que disponemos de un número limitado de ovocitos
  • Casos de factor masculino severo

Óvulos propios y semen de donante
Indicado para:

  • Mala calidad espermática
  • Intentos fallidos de fecundación con semen de pareja
  • Mala calidad embrionaria o fallo en implantaciones repetidas y se sospeche que el factor masculino sea la causa principal
  • Varones portadores de una enfermedad genética que no puede ser estudiada en los embriones
  • En caso de mujeres que no cuenten con pareja masculina

PROCEDIMIENTO

Control y estimulación de los ovarios

Se estimulan los ovarios a través de la administración de hormonas (folículo estimulante FSH y, en algunos casos, luteoestimulante LH) y se controla el desarrollo del ciclo mediante ecografías hasta comprobar que el número y tamaño de los folículos es el adecuado. Es entonces cuando mediante la administración de otra hormona que naturalmente provoca la ovulación se provoca la liberación del óvulo.

El tratamiento se realiza en las instalaciones de Procreare, su duración es entre 15 y 20 días, en función del protocolo utilizado y la velocidad de respuesta de cada paciente.

Extracción de los óvulos y Fecundación in Vitro

La extracción de los óvulos se hace mediante punción y aspiración de los folículos ováricos. Es un procedimiento que requiere anestesia mediante sedación. Una vez extraídos, los óvulos se mantienen unas horas en medio de cultivo, así mientras, se prepara el semen para aislar los espermatozoides móviles.

En Procreare practicamos la ICSI en el 99% de los casos, a menos que se indique lo contrario. En el caso de practicar una fecundación in vitro clásica, se colocan los espermatozoides (entre 50.000 y 100.000) en el medio del cultivo donde están los óvulos y al día siguiente se comprueba cuántos de ellos han sido fecundados.

Esta técnica tiene el inconveniente de ofrecer menores tasas de fertilización, dado que el espermatozoide no es introducido directamente en el óvulo.

Transferencia embrionaria

Al día siguiente de la extracción y de la ICSI de los óvulos sabremos el número de ellos que han fecundado. En los 2 o 3 días siguientes estos óvulos fertilizados se convierten en preembriones preparados para ser transferidos al útero.

El día de la transferencia se seleccionan los preembriones que presentan mejores características de desarrollo. Según la ley podemos transferir hasta 3 preembriones, pero el número medio más habitual es de 2.

Los preembriones se introducen en un fino catéter y se canalizan por el ginecólogo hasta el final del útero. No es necesaria anestesia. De los preembriones transferidos, habitualmente sólo se implanta uno de ellos, pero hay que tener en cuenta que en algunas ocasiones puede implantarse más de uno, lo que daría lugar a un embarazo múltiple.

Criopreservación

Una vez realizada la transferencia, se lleva a cabo la vitrificación (congelación mediante nitrógeno líquido) de los preembriones de buena calidad, no transferidos con el fin de poder ser utilizados en un ciclo posterior sin necesidad de una nueva estimulación ovárica.

Óvulos de donante y semen de pareja
Indicado para:

  • Problemas en los ovarios
  • Óvulos que tengan una calidad inadecuada
  • Enfermedades genéticas, anomalías cromosómicas o enfermedad que contraindica la estimulación ovárica
  • Mujeres de edad avanzada

Óvulos de donante y semen de donante
Indicado para:

  • Mujeres solas o edad avanzada
  • Parejas del mismo sexo
  • Ausencia de espermatozoides (azoospermia)
  • Anomalías graves de esperma
  • Motivos de infertilidad desconocida

PROCEDIMIENTO

Selección de la donante

Al no haber legislación en el país, nosotros nos guiamos por la legislación Española, donde se entrega una compensación por el tiempo y el riesgo involucrado en los procedimientos asociados al proceso de donación. Aunque no se descarta la donación voluntaria no anónima, la cual debe ser evaluada caso a caso por el equipo médico.

  • Edad: 18 a 30 años
  • Historial genético acorde a los requisitos de la legislación vigente
  • Normalidad del aparato reproductor
  • Evaluación ginecológica completa
  • Evaluación psicológica completa

Para ser aceptadas en el programa de donación de óvulos de Procreare, las donantes son seleccionadas en base a criterios médicos muy estrictos y se le realizan baterías de pruebas complementarias para descartar patologías importantes que pudieran tener repercusión en la salud del recién nacido.

Uno de los factores diferenciales de nuestro programa de donación es el intentar alcanzar la mayor similitud posible entre las características físicas (fenotipos) de la donante y de la receptora. Estos resultados son revisados por un médico que comprueba también la ausencia de enfermedades genéticas conocidas hasta el momento en los antecedentes personales o familiares, mientras que un psicólogo evalúa la salud mental de la donante.

Finalmente, la donante firma un consentimiento, conforme a la legislación vigente, donde acepta donar sus óvulos a una pareja que desee un hijo y no tratará de conocer nunca su identidad.

Tratamiento de la donante

Las donantes deben seguir un tratamiento de estimulación ovárica de unas dos semanas de duración, que consiste en la administración de inyecciones subcutáneas de hormonas y se hace un seguimiento mediante ecografías y análisis de sangre, si procede. Los óvulos se extraen mediante una punción ovárica realizada bajo sedación.

Extracción de los óvulos y Fecundación in Vitro

La extracción de los óvulos se hace mediante punción y aspiración de los folículos ováricos. Es un procedimiento que requiere anestesia mediante sedación. Una vez extraídos, los óvulos se mantienen unas horas en medio de cultivo, así mientras, se prepara el semen para aislar los espermatozoides móviles. En Procreare practicamos la ICSI en el 99% de los casos, a menos que se indique lo contrario. En el caso de practicar una fecundación in vitro clásica, se colocan los espermatozoides (entre 50.000 y 100.000) en el medio del cultivo donde están los óvulos y al día siguiente se comprueba cuántos de ellos han sido fecundados. Esta técnica tiene el inconveniente de ofrecer menores tasas de fertilización, dado que el espermatozoide no es introducido directamente en el óvulo.

Criopreservación

Una vez realizada la transferencia, se lleva a cabo la vitrificación (congelación mediante nitrógeno líquido) de los preembriones de buena calidad, no transferidos con el fin de poder ser utilizados en un ciclo posterior sin necesidad de una nueva estimulación ovárica.